DISEÑO URBANO S. AGUSTÍN DE GUADALIIX
En un contexto territorial en el que existe una colina con una iglesia como hito y un río en el perímetro, trazados existentes formados por escorrentías naturales y caminos agropecuarios, se trata de respetar los relieves y trazados naturales para garantizarse el carácter del lugar, las mejores gradientes del terreno y el respeto del curso natural del agua.
El crecimiento que ahora se plantea supone saltar el río y cambiar de vertiente, dándose una situación especular recíproca con la imagen actual del pueblo. Teniendo en cuenta esto, se analiza la morfología del viario: se aprovechan las vaguadas para abrir viales y las zonas de mínima pendiente para conseguir un impacto mínimo que no distorsione las vistas hacia el pueblo que aparecen desde los caminos originales, los perfiles de las calles se adaptan en lo posible al perfil original para evitar que los coches cojan velocidad en vías rectas y horizontales. Se persigue una gran accesibilidad para peatones y un bajo coste de mantenimiento. La ordenación propuesta ocupa la posición residencial más próxima al pueblo, integrándose al través de la conexión por la antigua vía pecuaria. Este área resulta inmediata al grueso de la reserva rotacional y comercial, así como a la vivienda pública de integración.
Frente a la masiva ocupación existente, la propuesta trata de colonizar el suelo intercalando las zonas verdes entres las viviendas, que se desarrollan en dos alturas y que se van adaptando a la topografía existente.
[ENGLISH]
[FRANÇAIS]

SIGUIENTE